Mujeres para leer: Enriqueta Arvelo Larriva

Pionera tanto en la literatura como en la vida pública en su propósito de dar voz propia a la mujer venezolana. Es una escritora excepcional por el vuelo que alcanzó, a pesar de las limitaciones sociales, culturales y hasta territoriales que la rodearon. 

Es fundadora (junto con Tersa de la Parra) de la “literatura femenina” en nuestro país, porque más allá de la características y calidad de su obra (ampliamente reconocida) lo importante a destacar es la conciencia de ser escritora, el asumir esa identidad como proyecto de vida y como propósito personal cuando todo invitaba en su época a la mujer venezolana a ser “El ángel del hogar”. Aquella que no asumía este rol transgredía todas las normas y pagaba caro su atrevimiento.

Enriqueta Arvelo Larriva (Barinas, 1886-Caracas 1962) es un caso sorprendente ya que se inicia como poeta en plena dictadura gomecista y además, llano adentro, desde la carencia y la soledad. Rompe con los esquemas tradicionales, con el patriarcado literario y funda la poesía moderna en Venezuela, en un gesto inaudito para entonces, al incorporar una expresión interior y personal. Decide “mostrarse” y fue ella quien tomó por primera vez ese riesgo. Incursiona con audacia en el verso libre, apartándose de la rima, expresión en la cual su hermano Alberto Arvelo Torrealba, era uno de los grandes representantes (otra forma de deslastrarse del paternalismo). Se atrevió  a tener una voz, la de ella y no otra. Aceptó que el poder generador de la escritura le pertenecía: “Buena o mala, voz es lo único que tengo”.

Fue una de las activistas pioneras en la incorporación de la mujer a la vida pública, tanto en lo referente a los derechos civiles como en el campo de la cultura. Miembro del grupo de mujeres que fundan el Ateneo de Caracas en 1931. Tras la muerte de Gómez, también integra el núcleo fundador de la Asociación Venezolana de Mujeres. En 1941 su libro “El Cristal Nervioso” es premiado en el segundo concurso de literatura para mujeres, el cual dio origen a la Biblioteca Femenina Venezolana donde se dio a comienza a divulgarse su obra poética. En 1945 fija residencia en Caracas, lo cual le permite estar en contacto permanente y fortalecer sus vínculos con destacados representantes de la intelectualidad venezolana. Polémica columnista de prensa Participó en la política, siendo electa diputada a la Asamblea Legislativa en 1947. En 1957 pública Mandato del Canto y recibe el Premio Municipal de Poesía. El 24 de mayo de 1962, a los 76 años, cambia de paisaje.

Obra publicada: Voz aislada (1939), El cristal nervioso (1941), Poemas de una pena (1942), El canto del recuento (1949), Mandato del canto (1957). Recopilaciones: Poemas perseverantes (1960), Caballo de fuego (2012) Testimonios (1998) selección de artículos de prensa.

Prensa Funcamama

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*