Cámara de museo ayuda a descubrir cáncer de mama

Una turista realizó una visita a una atracción turística en Escocia que resultó “transformadora”: le ayudó a descubrir que tenía cáncer de mama.

Bal Gill, de 41 años, asistió al museo  “Cámara Oscura y Mundo de Ilusiones”, en Edimburgo, Escocia, con su familia en mayo. Cuando entró en una sala con cámaras térmicas, notó que su mama izquierda aparecía en las imágenes con un color diferente.

Al regresar a casa, fue a consulta con un mastólogo. Este le confirmó que tenía un tumor en etapa temprana. De esta manera, Gill se enteró que los oncólogos pueden utilizar estas cámaras térmicas como herramienta de diagnóstico.

La termografía es un examen no invasivo que usa una cámara especial para medir la temperatura de la piel en la superficie de la mama. A medida que las células cancerosas crecen y se multiplican muy rápidamente, el flujo sanguíneo y el metabolismo son más altos en un tumor, lo que aumenta la temperatura en esta región.

“Esa visita cambió mi vida”, afirma Bal Gill, subdirectora de finanzas de una universidad, recuerda que cuando entró en la habitación donde hay cámaras térmicas, ella y su familia comenzaron a mover los brazos y a mirar las imágenes. “Al hacerlo, noté un punto caliente en mi mama izquierda. Nos pareció extraño y, al mirar a todos, vimos que otras personas no tenían algo así. Tomé una foto y continué la visita al museo”.

Unos días después, cuando regresó a casa, estaba revisando sus fotografías cuando encontró la imagen. En Internet, encontró varios artículos sobre cáncer de mama y cámaras térmicas. Más tarde, fue diagnosticada con cáncer de mama en etapa temprana y se sometió a dos cirugías, incluida una mastectomía. Volverá al quirófano en noviembre y se le informó que ya no necesitará quimioterapia o radioterapia. “Solo quiero decir gracias. Sin esta cámara, nunca lo habría sabido. Sé que no es el propósito de ese lugar, pero para mí fue una visita que cambió mi vida”.

Andrew Johnson, gerente general de “Cámara Oscura y Mundo de Ilusiones”, declaró que el personal del museo no se había dado cuenta del potencial de esta cámara para detectar síntomas de cáncer.

“Nos conmovió mucho cuando Bal nos contactó para compartir su historia, ya que el cáncer de mama está presente en mi vida y en muchos de nuestro equipo. Es sorprendente cómo Bal notó la diferencia en la imagen y actuó con prontitud. Le deseamos todo lo mejor en su recuperación y esperamos conocerla a ella y a su familia en el futuro”.

Fuente: BBC Mundo

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*